jueves, 5 de abril de 2018



 
Encuentro literario
 
con Teresa Iturriaga Osa

organizado por la Casa Museo Pérez Galdós


 
 

En la Biblioteca Insular
 
de Las Palmas de Gran Canaria

Jueves 26 de abril a las 19.00 horas

Entrada libre y gratuita

 

         Teresa Iturriaga Osa es Doctora en Traducción e Interpretación por la ULPGC. Reside en Gran Canaria desde 1985. Ha trabajado en gestión y periodismo cultural, sociología, radio, poesía, ensayo, relato, traducción. Ha dirigido proyectos literarios con voces de mujeres de distintas culturas. Ha publicado los libros:
Mi Playa de las Canteras, Juego astral, Yedra en vuelo, Revuelto de isleñas, Desvelos, Sobre el andén, Gata en tránsito, Campos Elíseos, En la ciudad sin puertas y DeLirium. Ha participado en varias antologías españolas: Orillas Ajenas, Hilvanes, Fricciones, Que suenen las olas, Ecos II, Doble o nada, Espirales Poéticas, Madrid en los Poetas Canarios, París, Mujeres en la Historia I-II-III, Casa de fieras y
Pilpil y mojo.

 
 
 

miércoles, 21 de marzo de 2018


Cuento africano de tradición oral
La sabiduría está en todas partes”
Traducción de Teresa Iturriaga Osa


 
Fotos / María Del Río


 
Hace mucho tiempo, una araña macho llamada Anansi llegó a tener en su poder toda la sabiduría del mundo. La tenía almacenada dentro de un gran caldero. Nyame, el dios del cielo, se la había dado con la condición de compartirla con los demás. 

Cada día, Anansi observaba el interior del recipiente y así iba aprendiendo muchas cosas. Era una vasija llena de habilidades e ideas maravillosas. Sin embargo, con el tiempo, Anansi se hizo tan orgulloso que pensó: “No compartiré mi tesoro de conocimiento con nadie. Me guardaré toda la sabiduría. Será solo para mí”.

Así pues, decidió esconder la sabiduría en la cima de un árbol. Cogió varias lianas y con ellas hizo unas cuerdas muy fuertes; después, rodeó y ató firmemente la vasija, dejando libre un extremo. Finalmente, dejó el cabo suelto alrededor de su cintura para que colgara justo delante de él. Luego, empezó a escalar el árbol. Le costaba mucho ascender porque el recipiente de la sabiduría estaba en su camino y golpeaba contra su vientre.

Su hijo le observaba alucinado y quiso ayudarle: “Papá, si te ataras el caldero a la espalda, te sería mucho más fácil trepar por el árbol hasta arriba”. Así que Anansi le hizo caso, ascendiendo fácilmente por el árbol.



 

Cuando Anansi llegó a la cima se quedó muy pensativo… Estaba indignado: “Hasta un jovenzuelo con un poco de sentido común sabe más que yo, ¡y eso que poseo el recipiente de la sabiduría!”.

Y, entonces, con el cabreo que tenía encima, lanzó muy lejos la vasija. Ésta se rompió en mil pedazos que salieron volando por doquier. Algunas personas fueron encontrando los restos y se los llevaron a su casa donde los repartieron entre sus familiares y amigos.

Y ésa es la razón por la que, hasta hoy, nadie tiene toda la sabiduría del mundo. La gente, en cualquier tiempo y lugar, comparte pequeñas partes de sabiduría al intercambiar sus ideas.


domingo, 18 de marzo de 2018


 
 
CELEBRACIÓN del recital poético
 
con motivo del VIII Festival Internacional de Poesía y Arte
 
 Grito de Mujer
 
 
 
 
Sábado 17 de marzo de 2018 a las 19.30 horas,
en La Taberna de El Monje, Barrio de Vegueta,
en Las Palmas de Gran Canaria.
 
Invitación del Centro Canario de Estudios Caribeños y los talleres literarios Espejo de Paciencia y Dulce María Loynaz, promovido por el movimiento Mujeres Poetas Internacional (MPI).

 


 
 
 

 
***
 
 
 
 
 
 
 

miércoles, 7 de marzo de 2018

 
8 DE MARZO

Mujer, Llave de Oro

Teresa Iturriaga Osa

 
¿Y si nos dejaran, Mujer
-alta, baja,
loca, cuerda o varada-,
subirnos juntas al tren de las estrellas?
¿Y si empezáramos a construir una nave,
un buen augurio de soles,
desafiando al gran diluvio
para dirigir la proa del velero azul?


¿Qué me dirías?
¿Te arriesgarías a cogerme de la mano
y a deslizarte por esa hebra de hilo?
Ven. Mueve conmigo las varillas del agua
hacia las raíces de los campos de minas
sin defensas, sin cerrar los párpados,
atrévete a beberte
los prodigios de la vida.

 
Duda si quieres, pero no decaigas.
Bajo el naufragio, cintura de mimbre.
Pasión y compasión.
Virtud de los fuertes.
Llave de Oro, abre caderas.
Seamos por una vez
lo que tantas mujeres soñaron
desde sus casas de silencio y exilio.


lunes, 26 de febrero de 2018



El Cuarto Espacio:
hacia una organización cognitiva, sociocultural, biomédica y económica realista de la futura jubilación.
 

Del 15 al 20 de marzo de 2018 tendrá lugar en el Paraninfo del Rectorado de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), unas jornadas sobre el Cuarto Espacio bajo el título “hacia una organización cognitiva, sociocultural, biomédicas y económica realista de la futura jubilación“. Aquí puedes ver programa.
El acceso a las jornadas es gratuito, excepto para aquellos que quieran acreditar su asistencia con 2 Créditos de Libre Configuración o de Doctorado por la ULPGC. Como curso oficial completo (Curso de Extensión Universitaria) el precio es 30 euros. Si deseas matricularte puedes hacerlo en este enlace https://goo.gl/rpLNHM.

 
JUEVES 15 de marzo
 
a las 18.00 h
 
Universidad de Las Palmas de Gran Canaria
 
Paraninfo
 
 
Entrada gratuita


Organizado por Juani Guerra y Marta Silvera


Información:

https://4espacio.com/


https://drive.google.com/file/d/1c30c_dnBnX-92i8Q5RHkJOy-T8Mq645p/view

Contacto:

Juani.guerra18@gmail.com

 

miércoles, 21 de febrero de 2018



ADIVINA QUIÉN VIENE A LEER / Blog de Sonia Rico

El ”DeLirium”de Teresa Iturriaga




 
Hoy Sandra Pérez nos presenta a una autora de prosa y poesía y la entrevista sobre su última obra “Delirium” que publicó con La vocal de Lis en Febrero de 2017.
Ella es Teresa Iturriaga Osa, una mallorquina doctora en Traducción e Interpretación que se dedica a la traducción de literatura, publicidad turística y periodismo de viajes.
Ha publicado en prensa, revistas literarias y portales digitales. Es autora y traductora de numerosas obras, relatos, poesías y novelas.
Ganadora del III certamen Internacional de poesía “El verso digital” 2008.
Una de sus obras más importantes es “Juego astral” que recoge las salidas del mundo físico y de su autora. Son relatos breves y están ilustrados por Sira Ascanio.
Delirium” es su última obra que combina relatos y poemas en perfecta armonía.
 
Sandra tiene sus poemas preferidos, como nos suele suceder cuando leemos un libro de relatos o poemas, siempre hay algunos que nos llegan más al corazón o que nos hacen pensar más.
La primera parte “De” es de relatos, le ha gustado mucho porque trata temas de actualidad, guerra, amor, vida. 
Son relatos escritos con unas notas poéticas que los convierten en textos bonitos y agradables de leer.
Su preferido es “Suite imaginaria de mujer”.
 
La segunda parte “Lirium” es de poemas. Esta parte le ha costado un poco más y algunos poemas le han llevado a leerlos y releerlos varias veces para captar la esencia de lo que Teresa pretende transmitir con ellos. Aun así ha disfrutado mucho de la lectura y algunos le han parecido preciosos como ” Hombre de cristal” y “Paradiso”

 

 -Tu último libro “Delirium” sorprende por su mezcla de narrativa y poesía. ¿Cómo tuviste la idea de combinar las dos cosas? ¿estás satisfecha con el resultado?


Me encanta el mestizaje de géneros porque yo soy una “mujer Libra” hecha de prosa y poesía.
Vivo en el espacio de la complejidad que no toca los extremos, sino que los enlaza.

Detesto las clasificaciones y los compartimentos estancos para definir a las personas de una forma simplista. “DeLirium” ha sido publicado en Barcelona por “La vocal de lis”, una editorial formada por mujeres de mentalidad avanzada. Es una joven editorial que nació con el impulso femenino de apostar por la literatura como motor de cambio. Y en cuanto conocí a su editora Imma Domenech y a su equipo, supe que depositaban su confianza en mi proyecto y todo fue desarrollándose con un diálogo transparente y profesional. Siempre digo que en el mundo de la edición hay muchos vendedores de humo que traicionan el espíritu de la palabra; por eso, encontrar gente creativa, seria y trabajadora, es una gran suerte.

-Hablemos de poesía ¿crees que está de actualidad? O, al contrario, ¿piensas qué es un género más propio de otra época? ¿Crees que la gente joven la lee o prefiere otro tipo de literatura?


Nunca he enfocado la poesía hacia un público concreto. La edad, la condición sexual, los gustos sociales… son parámetros que tienen que ver con el tiempo y el espacio, pero la poesía pertenece a otra dimensión que está más allá. Yo escribo poesía desde los quince años y me moriré con un poema en los labios. Sentir la poesía no depende tanto de los conocimientos ni de las valoraciones de la mente racional, sino de la propia vivencia, sensibilidad y agudeza emocional compartida entre el autor y el lector. Experiencia silenciosa e inasible que nos sitúa en un nivel de frecuencia vibratoria en sintonía.

No se puede desentrañar el secreto oculto del poeta sin rozar el misterio que apunta.

La poesía nos invita a navegar juntos en ese sueño. Descifrarlo será labor de cada uno.

-En tus poemas no sigues un patrón, hay poemas cortos y otros más largos; ¿no sigues unas pautas normalmente? ¿o depende de lo inspirada que estés con el tema?


Mi escritura literaria es un acto creativo que fluye con un ritmo nada medido, cuadriculado, obsesivo. Más bien, le gobierna un desorden regido por la improvisación y el azar de la luz, que a su capricho enfoca uno u otro objeto según el grado de intensidad del día. Entonces, al pasar a su lado, la materia elegida gime y pide su turno de presencia.

Así comienza el proceso, inspirado en una grieta, o un plato roto, esmalte, azulejo abandonado, una arruga de mantel, los flecos deshilachados de las cortinas, un pañuelo firmado con dos gotas de colonia, un resto de carmín exhibiendo sus manchas insistentes sobre el alma o, quién sabe, hasta una copa sucia y olvidada en un armario rebosante de vacío.
 

-Dedicas algunos de tus poemas a Maite, a María… ¿son personajes reales o ficticios?


María y Maite son mis hijas. Dos preciosidades por dentro y por fuera, mujeres de verdad que van por el mundo esforzándose en hacer realidad sus sueños. Para mí son grandes maestras, porque sus experiencias enriquecen mi camino. Creo que entre padres e hijos debe establecerse una relación de aprendizaje en ambas direcciones. Yo no concibo la vida sin mariposas en la frente y con ellas sobrevuelo el paraíso, por eso les dedico mis poemas más sentidos desde lo alto.

-El poema “Por una arena negra” lo dedicas a Góngora; ¿es un autor que te marcó de alguna manera especial?

Góngora es la palabra precisa que encuentra el equilibrio entre el fondo y la forma poética.

Su musicalidad fonética se adhiere a la honda emoción que su léxico expresa. Por eso es uno de los poetas que más me ha costado traducir. Hay que sacrificar siempre algo de su idiolecto en el transvase a otra lengua porque es imposible ser tan perfecto como él. La arena negra lleva en su esencia el roce del fondo atlántico, magma petrificado y sacudido por el tiempo marino. Y quien se tumba al sol de las playas salvajes de Canarias sabe muy bien lo que se siente al susurrar su voz.

¡Gracias Teresa!
Por Sonia Rico

 

jueves, 8 de febrero de 2018






 
 
Tú, paz de mis horas



        Esta noche.

                            Sí.

        Esta noche sólo puedo decirte

                                   cuánto me faltas.



        Porque a veces me aprieta la vida 

                                  y grito 

         ahogada en un foulard de seda,

disimulando la pena, 

la rabia de no tenerte conmigo

                  al resbalar las luces del alba,

bañada en el recuerdo de tu risa 

                                     anudada a mi pelo.



        , palmera que tiemblas con llanto blanco.

Tú, estrella que me guías por los encajes azules.

Tú, silencio sembrado de misterio, 

                  te acurrucas ahora en las flores de febrero.

Tú,

     delirio sin fuga,

                me enciendes la chispa  

                                            del destino más limpio.



        Paz de mis horas, bálsamo de mi locura, 

como un ángel acaricias este lamento adherido a mis ojos.

Y lo esparces libremente por el cosmos 

                       con tus manos marineras, siempre benditas.


 


 

Poema / Fotos: Teresa Iturriaga Osa